fbpx

Corredora Generación

Consejos para cuidar tu auto en invierno

Es imprescindible realizar un mantenimiento y cuidados continuos durante todas épocas del año para que la vida útil de nuestro vehículo no se vea mermada, sin embargo, las condiciones del clima en invierno obligan a prepararlo de una manera especial. Sigue los siguientes tips

 

Guarda el auto en un lugar techado

Si tienes un garaje techado, no dudes en dejar tu auto ahí. Es obvio que el vehículo sufre mucho más las inclemencias de las bajas temperaturas en las noches invernales que en cualquier otra estación, pero si está bajo techo, los daños serán menores. Por lo general, la batería, la carrocería y la pintura son lo más vulnerable de tu auto con las bajas temperaturas.

 

Cuidado con el hielo

Si dejas el auto a la intemperie, lo más probable es que por la mañana te sorprenda el hielo en el parabrisas. Para quitarlo sin dañar el cristal, debes utilizar rascadores especiales que no arañen la superficie. Si quieres evitar el hielo en los cristales, puedes cubrirlos con un cartón. Nunca intentes acelerar el proceso de eliminar el hielo utilizando agua caliente sobre el parabrisas y tampoco actives el limpiaparabrisas para sacarlo, pues estarás reduciendo la vida útil de las plumillas.

 

Mantenimiento a los limpiaparabrisas

Si no has cambiado las plumillas de los limpiaparabrisas, es el momento de hacerlo. En cualquier caso, si son nuevas y no funcionan bien, puedes pasar por la goma un trapo humedecido en alcohol.

 

Revisa el motor

No olvides revisar periódicamente los niveles del motor. Si tienes que reponer líquido refrigerante, asegúrate de utilizar la proporción de anticongelante correcta, no lo hagas sólo con agua. Al primer síntoma de fatiga al arrancar por las mañanas, comprueba el estado de la batería para no llevarte una sorpresa justo ese día que tienes más prisa.

 

Presta atención a los neumáticos

Es crucial reajustar las presiones de los neumáticos, dado que tienden a disminuir con las bajas temperaturas. Los neumáticos perderán presión a razón, aproximadamente, de 0,07 bares por cada 5 ºC que descienda la temperatura, así que hemos de tenerlo muy en cuenta a la hora de ponernos en marcha, puesto que eso influirá definitivamente en la capacidad de agarre de éstos.